La primita ardiente

| | Comentarios (0)

Me he sentado en el balcón para ver unas bragas rojas que colgaban de un tendal en el edificio de enfrente. Tercer piso, cortinas estampadas de flores y bragas rojas en el tendal. He aquí una abuela picarona que se niega a unirse al club de la faja, bien por la gerontoguarrilla! Mientras estaba en el balcón observando las enormes bragas de encaje he intentado imaginarme a mis abuelas con unas bragas así. Ya que las guardo en mi cabeza con traje de baño, no me fue difícil ponerles lencería fina por encima mentalmente. Y entonces empecé a imaginarme a cientos de personas distintas, hombres y mujeres, con unas bragas como las del tendal de enfrente, y poco después estaba entre el ataque de risa y el calentón descomunal Porque una cosa es imaginarte a tu abuela con bragas de encaje y otra muy distinta pensar en tu primita del pueblo, esa que no se depila las piernas ni el entrecejo y tiene un parecido a Frida Kahlo que sólo le falta la escayola y el vestido de mexicana. Porque tanto Frida Kahlo como mi primita del pueblo tienen un morbo encima que se lo quitaba yo a lametazos, por lo menos. Y si los chicos tenéis una primita algo guarra con la que practicábais en las fiestas del santo patrón, yo no iba a ser menos. Empecé a pensar en todas las cosas que me decía esa deslenguada mientras me derretía en su boca en alguna finca resguardada. Y como no sabía si debatirme entre la risa o el calentón, decidí desenfundar mi juguetito a pilas para que me hiciera sonreír.

Categorías

Escribir un comentario

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Natasha y publicada el 21 de Noviembre 2006 12:00 AM.

Los Sabandeños - El Son De Má Teodora (Cuba) es la entrada anterior en este blog.

Curso de Inglés Para Aprender Español, Gomaespuminglis (I) es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.