Tengo hambre de ti

| | Comentarios (0)

Ayer me decidí a darle mi teléfono al camarero de uno de esos bares de siempre. Voy allí casi todas las semanas desde hace varios años, me gusta la música que ponen y las copas son bastante baratas, y me llevo de lujo con los demás habituales. Además, el camarero es un bomboncito. Alto, moreno, con ojazos verdes y una sonrisa enorme y perfecta. Cuando empezó a trabajar en el bar le fiché, pero estaba convencida de que era gay: camisetas ajustaditas, bronceado perfecto hasta en enero y un amaneramiento imposible de disimular. Cuando se dio cuenta de que iba siempre y siempre pedía lo mismo, empezamos a charlar, y conectamos a la perfección. Era simpático y gracioso, y siempre me invitaba a alguna copa cuando el jefe estaba fuera, pero no tenía muy claro si intentaba ligar conmigo o quería ser mi amigo gay, esa especie tan de moda entre las chicas de las grandes ciudades. Después de meses de incertidumbre, un día salió en la conversación el tema "exnovios", y el presunto camarero gay me sorprendió hablándome de un chico que le había robado el corazón, al que había dejado varios años después por una azafata de vuelos. ¡La alegría que me dio descubrir que era bisexual practicante no me cabía dentro! A partir de ese día empecé a lanzarle señales claras de lo que quería, y a él no pareció molestarle. Cada sábado, entraba en el bar e iba directa a la barra, me sentaba y le decía lo guapo que estaba. A partir de ahí las siguientes dos horas se convertían en una batalla campal de indirectas con altísimo contenido sexual y temperatura febril, para terminar despidiéndonos con la frase "La próxima noche, más y mejor". Ayer me cansé de tanta conversación y tanta miradita asesina, así que me acerqué a él, le metí una tarjeta en el bolsillo y me marché con paso decidido. En la tarjeta, mi número de teléfono y un mensaje: "Tengo hambre de ti".

Categorías

Escribir un comentario

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Natasha y publicada el 9 de Abril 2007 12:00 AM.

Vuelve a mi cuerpo es la entrada anterior en este blog.

Soy un desastre es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.