Vuelve a mi cuerpo

| | Comentarios (0)

Mi lengua echa de menos recorrer las curvas de tu cuerpo. El sabor de tu piel suave, caliente por el sol. Las pequeñas montañas de los músculos de tus brazos, que se tensan cuando me sujetas con fuerza, cuando me levantas del suelo y te rodeo con mis piernas, cuando me llevas hasta la pared y aprietas tu cuerpo contra el mío como si quisieras tirar la casa abajo. Mis manos echan de menos hundirse en tu pelo y tirar de él cuando no me dejas gritar tapándome la boca. Arañar tu espalda firme y bajar hasta sujetar con fuerza tus nalgas. Rodear tu pene con los dedos, acariciarlo sin dejar de clavar mis ojos en los tuyos, susurrándote que soy tuya. Mis piernas echan de menos abrazarte, sujetarse a tu cuerpo con fuerza. Sentir la caricia aguda de tus uñas, el fino dibujo de piel enrojecida por ellas. Empujarte con fuerza hacia mí, sentirte dentro, dentro, dentro. Tu calor inundándome y robándome el aire con cada golpe de cadera. Mi cuello echa de menos tus dientes afilados y tu aliento tibio. Tu saliva humedeciendo mi piel ardiente, tu lengua subiendo hasta la barbilla, hasta el lóbulo de mis orejas, mordisqueando con pequeños pellizcos que me enloquecen. Mi cuerpo echa de menos al tuyo, seas quien seas.

Categorías

Escribir un comentario

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Natasha y publicada el 2 de Abril 2007 12:00 AM.

Fresas es la entrada anterior en este blog.

Tengo hambre de ti es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.